La recuperación de un adicto, el rol del asistente social

acompanaEn la Asociación Nazareth hay personas de distintos puntos del país que están internadas. En su mayoría son jóvenes que están bajo un tratamiento de rehabilitación por su adicción a las drogas.

Los pacientes tienen  historias de vida muy difíciles y llegan a la internación “destruidos”. Ayudar a sanar ese sufrimiento y volver a rearmar sus vidas, es la tarea de los asistentes sociales.

Darío Arias y Mariano Rosales, dos de los profesionales de Asociación Nazareth, explicaron que el proceso de recuperación de cada paciente repercute en la vida personal y profesional de ellos mismos, porque para ellos también significa un gran crecimiento.

La tarea del asistente social es contener a los pacientes. Escucharlos, acompañarlos y hasta abrazarlos. Estar lejos de las familias es difícil, pero es parte del tratamiento.

Cuando los pacientes comienzan el tratamiento, los cambios en sus actitudes son percibidos rápidamente por la familia. Por eso, es muy importante que la familia los acompañe, los apoye y también los contenga a pesar de las distancias.

Arias y Rosales coinciden que el primer cambio que manifiestan los pacientes es la apertura a dar un abrazo y a decir “te quiero”.