Ministerio de Salud recomienda el tratamiento de la obesidad para prevenir cáncer

obesidadA raíz del estudio publicado ayer en la revista científica The Lancet, en la que se estableció una relación directa entre el aumento de peso y las probabilidades de desarrollar ciertos tipos de cáncer, el Ministerio de Salud de la Nación, a cargo de Juan Manzur, recordó que el tratamiento del sobrepeso y la obesidad reduce los factores de riesgo de desarrollar distintos tipos de cáncer y otras enfermedades.

“El sobrepeso y la obesidad son problemas de salud crónicos, razón por la cual el diagnóstico y su tratamiento a tiempo favorecen revertir el impacto en la salud y mejorar la calidad y esperanza de vida de las personas”, señaló Sebastián Laspiur, director de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades Crónicas No Transmisibles del Ministerio de Salud de la Nación.

La investigación divulgada en la víspera se llevó adelante en Londres durante siete años por expertos de la Escuela de Medicina Tropical e Higiene. Se trata del mayor estudio de la temática, que abarcó a 5,2 millones de personas mayores de 16 años.

Entre sus resultados se destaca que el aumento de peso entre 13 y 16 kilos amplía el riesgo de padecer seis tipos de cáncer: el de útero aumenta 62 por ciento, el de vesícula 31 por ciento, el de hígado 25 por ciento, el cervical 10 por ciento, el de tiroides 9 por ciento y el de leucemia 9 por ciento.

A su vez, entabla una relación entre el índice de masa corporal y los riesgos de desarrollar cáncer de hígado, de colon, de ovarios y de mama.

El año pasado, la cartera sanitaria presentó la Guía de Práctica Clínica Nacional para el Diagnóstico y Tratamiento de la Obesidad en Adultos –disponible en www.msal.gov.ar/ent–, con el objetivo de brindar una herramienta a los equipos de salud para mejorar el diagnóstico y el manejo terapéutico de la enfermedad, favoreciendo la reducción de su desarrollo y disminuyendo las probabilidades de complicaciones.

La obesidad es un problema de salud caracterizado por un aumento de la grasa corporal cuya distribución condiciona la salud de las personas, aumentando el riesgo de mortalidad y comorbilidad. Su desarrollo se da como consecuencia de factores genéticos, malos hábitos alimentarios e inactividad física.

“Los estilos de vida modernos favorecen el crecimiento del sedentarismo y la ingesta de alimentos no saludables ricos en calorías y bajos en nutrientes, lo que naturalmente conlleva al aumento del peso corporal”, advirtió Laspiur, quien añadió que “por eso es imprescindible modificar los hábitos y comportamientos que funcionan como claros determinantes de la salud de las personas”.

Los cánceres más frecuentes, asociados a la obesidad, son los relacionados con el aparato digestivo. En hombres suele manifestarse preponderantemente cáncer de colon y recto, mientras que en las mujeres es más usual el cáncer de vesícula y conductos biliares, además de aumentar las probabilidades de padecer cáncer de mama, cuello de útero, endometrio, útero y ovarios.

Otras patologías asociadas al sobrepeso y la obesidad son la diabetes mellitus 2, litiasis vesicular, hígado graso, dislipemia, síndrome metabólico, apnea del sueño, enfermedad coronaria, enfermedad cerebrovascular (ACV), insuficiencia cardíaca, hipertensión y artritis, entre otras.

“El objetivo del tratamiento del sobrepeso y la obesidad es lograr bajar de peso para recuperar la salud, prevenir la aparición de otras enfermedades crónicas y mejorar la calidad de vida. La Guía de Práctica Clínica, brinda al profesional de la salud recomendaciones basadas en evidencia científica, para trabajar según las particularidades de cada persona con obesidad”, comentó Luciana Valenti, integrante de la Dirección de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades Crónicas No Transmisibles, y agregó que “el punto crítico del tratamiento es lograr un cambio en los estilos de vida, ya que el abordaje se hace desde la alimentación, la actividad física y las estrategias conductuales”.

La epidemia de obesidad

A nivel mundial, la Organización Mundial de la Salud advierte que la obesidad y el sobrepeso son una epidemia que explican el 44 por ciento de la carga de diabetes, el 23 por ciento de la cardiopatía isquémica y entre el 7 y el 14 por ciento de los cánceres.

En Argentina, según datos de la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo realizada en 2009 por la cartera sanitaria nacional, el 35,4 por ciento de la población adulta en nuestro país padece sobrepeso y el 18 por ciento obesidad. Esta tendencia se repite en los jóvenes, donde uno de cada tres presenta exceso de peso y casi el 6 por ciento padece obesidad, tal como lo revela la Encuesta Mundial de Salud Escolar realizada en 2012.

Fuente: Ministerio de Salud de la Nación