Prevención de accidentes en verano

Para evitar accidentes viales:

Usá cinturón de seguridad y, si manejás, nunca tomes alcohol.

Los chicos siempre tienen que viajar atrás y en la silla correspondiente.

Usá casco para andar en bici, moto, cuatriciclo, etc.

No circules por la playa en vehículos motorizados.

No permitas que los chicos conduzcan.

Para evitar accidentes en el agua:

Asegurate de que siempre haya un adulto que sepa nadar controlando a los niños.

Evitá que los chicos jueguen o se sumerjan en aguas no autorizadas o desconocidas.

Enseñales a los chicos a nadar y a respetar las señales de peligro.

Recordá que los más chicos pueden ahogarse en poca agua y en pocos minutos.

Para evitar quemaduras de sol:

Usá siempre protector solar, renovándolo con frecuencia según indicaciones del envase.

Para prevenir infecciones que se transmiten por el agua:

Cambiá el agua de la pileta diariamente o agregale cloro.

Evitá tragar agua.

Nunca te bañes en agua estancada.

Siempre lavate las manos con agua segura y jabón después de ir al baño.

Para evitar infecciones en los oídos, secátelos bien después del baño. Podés usar una toalla de manera suave y te aconsejamos inclinar la cabeza hacia los lados para que los oídos queden en posición que permita que el agua salga.

Si estás en la playa y se desata una tormenta eléctrica:

Salí del agua.

Ponete ropa y calzado secos.

Andate de la playa.

No te refugies bajo un árbol, un paraguas o una sombrilla.

Alejate de los objetos metálicos.

Secretaría de Salud de la Nación